5 maneras de lidiar con la alergia al polvo

Alergia A Los Acaros

¿Te has encontrado moqueando y estornudando de una manera que no puedes explicar? Si no es temporada de fiebre del heno, no tienes un resfriado, y la única mascota que has tenido fue un insecto palo cuando tenías 10 años, es posible que tengas alergia a los ácaros.

Pero hay buenas noticias: existen un montón de remedios caseros para la alergia al polvo y maneras de reducir el número de alérgenos en tu casa. ¡Aquí te ofrecemos 5 de los mejores!

Alergia a los ácaros: remedios caseros

1. Alergia al polvo: síntomas a tratar

Mientras trabajas en abordar las causas principales de ácaros en tu casa, es importante cuidarte bien. Siempre es una buena idea ir al médico, especialmente si crees que podrías tener asma, pero hay varios remedios que pueden ayudar a controlar tu reacción alérgica al polvo.

A corto plazo, puedes usar una solución salina nasal para eliminar la congestión en la nariz y la garganta. Asimismo, suénate la nariz con frecuencia. Para ello, asegúrate de tener pañuelos Colhogar Suavísimos a mano.

El polvo puede aparecer en cualquier rincón de la casa, así que mantén una caja de pañuelos Colhogar Style Casa y Coche en cada habitación para que no tengas que preocuparte cada vez que estornudes. ¡Con sus diseños encantadores le brindarán estilo a cualquier lugar!

2. Un hogar a prueba de ácaros

¿Sabías que la alergia a los ácaros del polvo es una de las causas más comunes de asma? Los ácaros del polvo viven incluso en las casas más limpias, prosperando a temperaturas de más de 21 grados centígrados y en climas húmedos. Por suerte, puedes comprar pulverizadores antiácaros y enchufes ultrasónicos para detener a los alérgenos.

Los muebles blandos son lugares atractivos para el humilde ácaro del polvo, y uno de los remedios caseros para la alergia al polvo más fáciles es comprar fundas a prueba de ácaros para tus almohadas y colchones. Si bien no se desharán de los que ya viven allí, no dejarán que entren nuevos ácaros y minimizarán tu contacto con ellos.

3. Un hogar a prueba de humedad

Además de empeorar los síntomas de alergia a los ácaros del polvo, los hogares húmedos pueden ser un refugio para el moho y hongos, que también viven en el polvo y causan ese estornudo y moqueo continuo. Para lidiar con la humedad que podría estar causando tu alergia al polvo, abre las ventanas regularmente para ventilar la casa.

Asegúrate de que tu casa esté lo suficientemente caliente como para evaporar algo de esa humedad también. Ajustar el termostato a entre 18 y 20 grados centígrados debe mantenerte acogedor sin ayudar a que los ácaros del polvo se propaguen. Si todo lo demás falla, podrías invertir en un deshumidificador para absorber el exceso de humedad en el aire.

4. Mantén las cosas limpias

A no ser que vivas en la Antártida, es poco probable que puedas deshacerte por completo de los ácaros del polvo, pero tener una casa limpia puede ayudar a controlar los síntomas de alergia a los ácaros. La limpieza elimina las partículas microscópicas, como la piel humana, los restos de tela y pelusas, pequeños trozos de comida y más, que pueden desencadenar una reacción alérgica.

Es importante aspirar la tapicería y las alfombras, por supuesto, pero no ayuda mucho por sí mismo. También es necesario lavar la ropa de cama con frecuencia, junto con fundas de cojines y (si es posible) cortinas. Mientras estás limpiando, protégete del polvo que pueda volar en el aire con una máscara o preguntándole a alguien que no sea alérgico si puede hacer la limpieza por ti.

Limpia el polvo de las superficies duras con un trozo de papel de cocina humedecido que sea resistente incluso cuando está mojado, como Colhogar Expert. Llegará a rincones estrechos donde el polvo se acumula sin ningún problema, y su color blanco brillante te mostrará cualquier área que necesite un poco de atención adicional.

5. Cambio de imagen extremo

Si eres es el propietario de la casa y las cosas no mejoran, es posible que tengas que considerar algunos remedios más drásticos para la alergia al polvo. Las alfombras suelen ser las principales culpables cuando se trata de albergar ácaros del polvo y otros irritantes, por lo que, si tu alergia realmente te está causando dolor, es posible que tengas que deshacerte de ellas por completo.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado en tu búsqueda de una vida cómoda y sin problemas. Recuerda consultar a un médico si tus síntomas de alergia al polvo te están superando.


¿Has encontrado útil este artículo?¡Gracias por tu feedback!
O