5 remedios caseros para la alergia al polen

Una niña que podría necesitar algunos remedios caseros para la fiebre del heno mientras sopla un diente de león con un cielo azul de fondo
Colhogar Pañuelos Suavísimo

Hay varias formas de tratar la fiebre del heno: tu médico de cabecera puede recetarte esteroides o derivarte a inmunoterapia, mientras que el farmacéutico te puede ofrecer antihistamínicos. Pero ¿y si prefieres aliviar la fiebre del heno con un tratamiento natural? Tenemos cinco de los mejores remedios caseros para la alergia al polen que puedes considerar. Aquí te explicamos cómo tratar la alergia al polen en casa.

Vapor con aceites esenciales

La nariz tapada y la congestión nasal son síntomas comunes de la fiebre del heno, y el vapor es uno de los remedios caseros para la alergia al polen más eficaces a la hora de limpiar las vías respiratorias. Añadir aceites esenciales puede aumentar el efecto, ya que las hierbas tienen propiedades de limpieza. El eucalipto y la lavanda se pueden añadir al agua caliente con vapor para aliviar la congestión nasal. También puedes añadir unas gotas de aceites esenciales a un pañuelo Colhogar Suavísimo para aliviar la irritación de la nariz.

Los pañuelos Colhogar Suavísimo son lo suficientemente resistentes como para conservar el aceite esencial durante todo el día, al mismo tiempo que son suaves sobre la piel.

Miel local

Tomar dos cucharadas de miel local al día te puede ayudar a desensibilizar el cuerpo ante el polen local. Con el tiempo, es posible que ese polen ya no te provoque reacción alérgica. Vale la pena intentarlo si quieres tratar la fiebre del heno con remedios naturales. Tratamientos caseros como este se inician tres meses antes de que comience la temporada de la fiebre del heno.

Probióticos

Una investigación llevada a cabo por el Instituto de Investigación Alimentaria descubrió que las "bacterias buenas" de los probióticos podrían ayudar a reducir la respuesta inmune del cuerpo al polen de hierba. Se comprobó que los voluntarios que bebieron leche con una cepa probiótica añadida llamada Lactobacillus casei tenían una respuesta inmunitaria correcta. Aunque hay alimentos que son naturalmente ricos en bacterias buenas, como el yogur bio, los probióticos también se pueden tomar como suplementos.

Alimentos con propiedades antiinflamatorias y antihistamínicas

Si prefieres no tomar antihistamínicos en forma de gotas o pastillas, puedes optar por comer ciertos alimentos. Los siguientes alimentos podrían ayudarte a estimular tu sistema inmunológico, reduciendo la reacción alérgica:

  • Jengibre
  • Cúrcuma
  • Ajo
  • Cebolla
  • Rábano picante
  • Naranjas
  • Kiwi
  • Piña
  • Guindillas y pimientos picantes

Ya hemos visto algunos alimentos y remedios caseros para la alergia al polen. Ahora vamos a ver cómo tratar la fiebre del heno con un tratamiento natural con tés.

Tés de hierbas

Tanto la cúrcuma como el jengibre han aparecido en la lista de alimentos beneficiosos y, combinándolos, pueden utilizarse para tratar la fiebre del heno con remedios naturales. Son picantes y podrían estimular el sistema inmunitario. ¿Quieres probarlos? Ralla jengibre fresco en agua caliente y añade cúrcuma para hacer un té que puede ayudar a aliviar los síntomas de la fiebre del heno. Otros tés de hierbas beneficiosos son:

  • Menta. Alivia la garganta y puede ayudar a eliminar la mucosidad para toser mejor.
  • Menta. Puede eliminar la congestión nasal, la mucosidad y el dolor de cabeza.
  • Ortiga. Puede reducir la cantidad de histamina del cuerpo.
  • Manzanilla. Un antihistamínico natural con propiedades antiinflamatorias.

Con estos remedios caseros para la alergia al polen, tienes cinco formas de tratar tus síntomas de fiebre del heno con un tratamiento natural.


¿Has encontrado útil este artículo?¡Gracias por tu feedback!
O