PDF

Alergia al polen: síntomas y tratamiento

Alergia al polen: síntomas y tratamiento
Colhogar Pañuelos Suavísimo

Estornudos, picazón en los ojos, secreción nasal… Son los típicos síntomas de alergia al polen. Pero hay más, así que hemos recopilado una lista completa de ellos para que puedas hacer tu propio diagnóstico no oficial de alergia al polen. Descubre también cómo obtener un diagnóstico oficial y en qué consiste la prueba.

Síntomas de alergia al polen

Si tienes alergia al polen, tu sistema inmunitario reacciona cuando el polvo producido por las plantas entra en contacto con tus ojos, nariz, boca o garganta. Estos son algunos síntomas de la alergia al polen:

  • Goteo o nariz tapada.
  • Picazón en la nariz, oídos, garganta o boca.
  • Estornudos.
  • Tos.
  • Picazón, lagrimeo, ojos rojos.
  • Sensación de cansancio.
  • Dolor de oído o dolor de cabeza.
  • Pérdida del olfato.

Un pañuelo suave, como los pañuelos Colhogar Suavísimo, te ayudará con los estornudos y la secreción nasal cuando estés fuera de casa. Llévalos siempre contigo donde quiera que vayas.

Síntomas alergia al polen: de gramíneas y árboles

Independientemente del tipo de polen al que seas alérgico, es probable que los síntomas sean similares. Por ejemplo, los síntomas de la alergia al polen de los árboles se parecen a los síntomas de alergia al polen de gramíneas.

La diferencia tiene que ver principalmente con la época del año. El polen de los árboles tiende a comenzar a liberarse a principios de año, seguido del polen de hierba y el polen de malezas.

Fiebre del heno: síntomas y diagnóstico

Para recibir un diagnóstico oficial acerca de los síntomas de la alergia al polen o fiebre del heno, tendrás que hacerte una prueba. El primer paso es visitar a tu médico de cabecera, que querrá saber todo acerca de tus síntomas, incluso cuándo ocurren, con qué frecuencia y qué parece desencadenarlos. Puede ser útil llevar un diario. Anota los detalles de qué, cuándo, dónde y cómo, siempre que tengas una reacción alérgica.

Si tu médico considera que es una alergia leve con una causa obvia, puede ofrecerte consejos y tratamiento. Pero si se trata de una alergia más grave, o si no está claro qué está causando la reacción alérgica, tu médico puede remitirte a una clínica especializada para que te realicen pruebas.

¿Qué es una prueba de alergia al polen?

La prueba de punción cutánea es una prueba de alergia común. Se te colocará una gota de líquido que contenga el alérgeno en tu antebrazo. La persona que te realice la prueba te pinchará suavemente. Aparecerá una protuberancia roja y picazón en 15 minutos si eres alérgico.
Las pruebas de punción cutánea pueden ser un poco incómodas, pero a la mayoría de personas no les resultan dolorosas. No se pueden tomar antihistamínicos antes de la prueba, ya que pueden alterar los resultados.

Los análisis de sangre también se pueden utilizar para diagnosticar alergias. Se analizará una muestra de sangre para ver si tienes los anticuerpos específicos que tu sistema inmunitario produce en respuesta al alérgeno.

Si notas síntomas, habla con tu médico. Puede ayudarte con un diagnóstico de la fiebre del heno y organizar las pruebas necesarias. Con ayuda profesional, te resultará mucho más fácil controlar la alergia al polen.

 


¿Has encontrado útil este artículo?¡Gracias por tu feedback!
O