No más manchas: cómo limpiar ventanas correctamente 

Limpiar Ventanas

Cuando te encuentras con manchas misteriosas y huellas borrosas de narices causadas por ciertos culpables del hogar, saber cómo limpiar las ventanas sin dejar marcas puede resultar un desafío.

¿Alguna vez has perdido 10 minutos limpiando una ventana sólo para darte cuenta que terminó con más manchas que cuando empezaste? A pesar de nuestros mejores esfuerzos, esas manchas son difíciles de evitar. Si te estás preguntando cómo limpiar los cristales de las ventanas sin dejar rastros, desde qué usar hasta trucos para limpiar cristales particularmente grasosos, nuestra guía de cinco pasos contiene consejos útiles que harán que esas ventanas brillen rápidamente.  

  1. Prepárate para limpiar ventanas  

    La limpieza de ventanas y cristales es uno de esos trabajos que puede subestimarse fácilmente. Sin embargo, incluso un poco de suciedad puede afectar a la cantidad de luz que entra en tu hogar. Por ello, trata de darles una buena limpieza por dentro y por fuera varias veces al año, sobre todo si vives al lado de una calle muy transitada.  
     
    Primero lo primero: reúne tus utensilios. Aquí te decimos qué utilizar para limpiar ventanas: 

    • Un cepillo seco 
    • Un cubo de agua caliente con jabón o spray para limpiar ventanas o una solución casera
    • Una esponja grande 
    • Un limpiacristales
    • Un trapo de franela o microfibra 
    • Papel de hogar Colhogar Pro-Expert

    Consejo: Ya sea para eliminar marcas de grasa, frotar o pulir, el papel de hogar absorbente Colhogar Pro-Expert es ideal: ¡resistente incluso mojado!

  2. Prepara las ventanas para la limpieza  

    La mejor forma de limpiar ventanas sin dejar manchas es hacerlo en un día nublado, ya que la luz del sol directa seca tus ventanas muy rápido, lo cual deja rastros. Prepara cada cristal antes de empezar: recoge las cortinas o sube las persianas y quita todos los objetos que haya en las repisas de las ventanas. Luego, coge un cepillo seco y barre las esquinas del marco de la ventana y los muebles que haya alrededor para eliminar todo el polvo.
     
    Usa papel Colhogar Pro-Expert para eliminar las marcas de grasa o las huellas dactilares, y luego tíralo a la basura. El papel es preferible en esta etapa porque evita que la grasa se pase a trapos o esponjas (que a su vez pueden esparcir la grasa a otras áreas de la ventana).  

  3. Cómo limpiar cristales de ventanas

    Tras preparar las ventanas para la limpieza, utiliza una esponja y agua caliente con jabón (o un spray limpiador) para eliminar cualquier suciedad de los cristales. Para obtener mejores resultados, elimina el exceso de agua con el limpiacristales, empezando por la parte de arriba de la ventana hacia abajo en un movimiento en forma de “S”. Asegúrate de limpiar el filo del limpiacristales constantemente con papel para evitar devolver la suciedad a la ventana.

    Una buena idea es proteger los alfeizares de las ventanas de las gotas de agua y productos de limpieza, en especial si la superficie es sensible a la humedad o a las manchas. Cubrirlas con una lámina a prueba de agua antes de limpiar puede ayudar a prevenir cualquier problema por anticipado.

  4. Remueve cualquier rastro de agua 

    Elimina el líquido de limpieza que se quedó en la ventana con un trapo húmedo. Trabaja en círculos pequeños o en brazadas de arriba hacia debajo de la ventana hasta que el cristal esté limpio. También pasa un trapo por el marco y el poyete de la ventana para atrapar cualquier líquido que pueda estar goteando, y luego seca completamente con papel.

    Consejo: Si estás buscando una solución natural para limpiar ventanas, el vinagre y el zumo de limón también pueden ayudar a eliminar grasa y manchas de los vidrios. Agrega un poco de agua a la solución y sumerge tu trapo en ella antes de limpiar los cristales de la ventana.

  5. Pule hasta sacar mucho brillo

    El secreto de la limpieza de ventanas y cristales sin dejar manchas está en el momento de pulir. ¡Con trapos de microfibra lograrás el acabado más brillante!

    Esta fue nuestra guía de limpieza, pero no nos detendremos aquí. Te contaremos un par de consejos más para limpiar ventanas, ayudarte a decidir qué producto utilizar y cómo alcanzar ventanas altas de forma segura.

Qué usar a la hora de limpiar ventanas: las opciones

Ya mencionamos que se pueden usar soluciones hechas en casa, como el vinagre o el zumo de limón, así que vamos a conocer más sobre esto y a explorar los pros y contras de los diferentes ingredientes de limpieza:

  • Limpiavidrios en spray. Un producto comercial tiene la ventaja de que ha sido especialmente fabricado para esa tarea en específico. La desventaja más obvia es el precio: te costará más que las soluciones caseras que siguen debajo. Si prefieres evitar los químicos, entonces esa es otra desventaja de esta opción.
  • Vinagre. Puedes fabricar tu propia solución de limpieza de ventanas al mezclar una parte de vinagre blanco destilado y 10 de agua en una botella con rociador. Las ventajas son el bajo costo y el enfoque más naturalista. En las desventajas se incluye el esfuerzo que supone preparar la mezcla. También puedes comprar vinagres en spray para limpiar ventanas si prefieres evitar perder el tiempo, pero te costará más dinero.
  • Limón. Puedes crear un limpiador natural agregando una cucharada de zumo de limón en un litro de agua. Tiene las mismas ventajas y desventajas que el vinagre.

Limpieza de ventanas y cristales de forma segura

Las ventanas que se encuentran a tu alcance dentro de la casa se pueden limpiar fácilmente. Sin embargo, ¿qué hay de esos paneles de vidrio que se encuentran muy en alto o fuera? Es aquí en donde necesitas poner atención extra. Considera qué tan seguro es limpiar ventanas tú mismo en estas circunstancias y si cuentas con el equipamiento adecuado. Ante cualquier duda, llama a un profesional.

Te dejamos algunos consejos para realizar esta actividad de forma segura en esas ventanas que tú mismo puedes afrontar.

  • Quita todos los objetos que se encuentren alrededor de la ventana y puedan bloquear el acceso, provocar tropezones o causar daños.
  • Primero quita las telarañas y los escombros con una escoba de mango largo o un accesorio del aspirador.
  • Si utilizas una escalera, asegúrate de que cuente con almohadillas antideslizantes y, de ser posible, que alguien la sostenga mientras subes.
  • Una opción más segura es quedarse en el suelo y utilizar una barra telescópica extensible con un accesorio de limpieza de ventanas.
  • Si vives en un edificio alto y quieres limpiar el exterior de las ventanas tú mismo, definitivamente no querrás colgar de ellas. Usa una barra telescópica extensible en forma de U para más seguirdad.

Advertencia de seguridad: evita el uso de escaleras o equipamiento para elevarte si tomas medicamentos que afecten tu equilibrio o si tienes tendencia a los mareos, acrofobia, desmayos o cualquier condición médica que pueda aumentar el riesgo de sufrir una caída.

Ahora ya sabes cómo limpiar los cristales sin dejar marcas. ¡Tus ventanas brillarán cuando salga el sol y tu hogar se verá un poco más iluminado! 


¿Has encontrado útil este artículo?¡Gracias por tu feedback!
O