Cómo limpiar una bicicleta para que luzca como nueva

Padre e hijo limpiando una bicicleta

Montar en bicicleta es muy divertido, pero a menudo vuelve a casa sucia. Por ello, saber cómo limpiar una bicicleta correctamente es imprescindible: ¡significa que puedes salir y ensuciarla de barro tanto como quieras!

Ya sea que se trate de una bicicleta de carretera, de montaña o vintage (completa con canasta y borlas de manillar opcionales), tendrás que saber limpiar la bicicleta. Esta guía paso a paso de limpieza de bicicletas la dejará como nueva.

1. Limpiar la bicicleta a fondo

Antes de limpiar una bicicleta a fondo, es importante que primero quites toda la cantidad de barro posible. Los siguientes pasos te ayudarán:

  • Es obvio, pero primero tendrás que colocar tu bicicleta en un lugar que no te importe ensuciar de barro;
  • Levanta la bicicleta.
  • Usa un trozo de papel de cocina Colhogar Paratodo para quitar los restos de barro seco.
  • Enjuaga cualquier área de barro y suciedad que haya quedado. Si hay niños en casa, les encantará estar a cargo de esta parte.

2. Limpiar la cadena de la bicicleta y los componentes de la transmisión

Antes de empezar con el cuadro, limpia la transmisión: la cadena, los desviadores, el juego de cadenas y el cassette. Es una buena idea limpiar la cadena de la bici primero y otras partes de la transmisión, ya que esta área a menudo se obstruye. Además, cuando limpies es probable que esparzas la suciedad en el cuadro, ¡y no es lo que estás buscando si acabas de limpiarlo! Esto es lo que debes hacer:

  • Rocía con spray desengrasante la cadena y el cassette y frótalos bien con un cepillo duro.
  • Frota suavemente con desengrasante el juego de cadenas y los desviadores: si puedes desmontarlos será más fácil, pero no es necesario siempre que te asegures de limpiar todos los rincones.
  • No lo olvides: después de desengrasar y limpiar la cadena de tu bicicleta, más tarde deberás volver a engrasarla con lubricante para cadenas para evitar que se oxide.

Ten a mano papel de cocina Colhogar Paratodo. Este papel es ideal para absorber la grasa de la bicicleta con una mano mientras maniobras con la otra. ¡Es resistente incluso mojado!

3. Limpieza del cuadro de la bicicleta y otras partes restantes

Una vez que hayas limpiado la transmisión, puedes continuar con el resto de las partes de la bicicleta: el cuadro, el sillín, la tija del sillín, el manillar, las ruedas, etc.

  • Coge un cubo con agua tibia, detergente líquido o limpiador de bicicletas y un cepillo de cerdas suaves. Limpia cada parte de la bicicleta: manillar, sillín, horquillas, soportes y todas las partes del cuadro, incluida la parte inferior.
  • Si puedes quitar las ruedas, será más fácil limpiarlas y tener un mejor acceso a las partes difíciles de alcanzar del cuadro: presta mucha atención a las llantas y a los radios de las ruedas a medida que avances.
  • Limpia suavemente la suciedad de las pastillas de freno de la bicicleta: si la suciedad se acumula en la superficie, las pastillas podrían comenzar a erosionar.
  • Vuelve a colocar todas las piezas que hayas quitado y dales una última pasada.
  • Seca bien la bicicleta y luego aplica el lubricante de cadenas: el papel de cocina Colhogar Paratodo es ideal para ambos trabajos. Sé metódico y asegúrate de cubrir toda la cadena. Gira los pedales para eliminar el exceso de lubricante y verificar que todo funciona.
  • Dale un brillo extra con abrillantador para bicicletas.

Después de montar en bicicleta, puedes disfrutar limpiándola con nuestra sencilla guía para que luzca toda su maquinaria. ¡Una apuesta segura!


¿Has encontrado útil este artículo?¡Gracias por tu feedback!
O