PDF

Cómo lavar a tu perro

Perro en la bañera a la espera de la hora del baño
Colhogar Papel Cocina Paratodo

Es posible que a tu perro no le guste bañarse, pero no hacerlo regularmente puede ser perjudicial, ¡y menos agradable para ti acariciarlo!

¿Cuántas veces se baña a un perro y con qué lavar a un perro? Descubre las respuestas a estas preguntas leyendo nuestra guía paso a paso sobre la limpieza canina.

Cómo lavar a un perro

Debes darle a tu perro un baño rápido una vez a la semana (dependiendo del tipo de pelo) para mantenerlo limpio y evitar enredos. La mayoría de dueños de mascotas no saben cómo bañar perros ni, especialmente, cómo bañar a un cachorro. En esos casos, y si tienen el pelo largo, lo mejor es que los lleves a un profesional especializado en ello.

¿Cuántas veces se baña a un perro?

Puedes bañar a un cachorro o lavar a un perro al final del día si se ha ensuciado mucho, pero una vez al mes suele ser suficiente para que esté limpio y con buen olor. En lugar de lavarlo diariamente, cepíllale el pelo para mantenerlo limpio. Utiliza un poco de papel de cocina humedecido que sea resistente, como el de Colhogar Paratodo, para limpiarle las patas después de caminatas en las que se haya podido ensuciar de barro. En caso de duda, si tu perro huele mal, probablemente se deba a un baño inadecuado.

Si no sabes cómo limpiar las orejas de tu perro y la zona de alrededor de sus ojos, utiliza el papel Colhogar Paratodo, resistente pero muy suave.

Cómo lavar a un perro

Aquí está nuestra guía paso a paso para que tu perro luzca bien:

  1. Cepíllalo.
    Quítale el collar y cepíllale el pelo.
  2. Revisa sus patas.
    Si tu perro tiene las patas muy sucias, utiliza toallitas húmedas para limpiar el exceso de barro, especialmente en las almohadillas de las patas, antes de lavarlo en la bañera.
  3. Mójale el pelo.
    Moja a tu perro con suficiente agua por todo su cuerpo, excepto en la cabeza y en la cara, hasta que esté completamente empapado. Comprueba la temperatura del agua: asegúrate de que no esté demasiado caliente ni fría, y que la presión no sea demasiado alta. Un cabezal de ducha desmontable es ideal si estás lavando a tu perro en la bañera. Si lo lavas fuera de casa, puedes utilizar una manguera o un cubo de agua.
  4. No abuses del champú
    En general, se recomienda lavar a los perros con champú, ya sea con uno de bebés, de vinagre de sidra de manzana o, lo ideal, con champú para perros. Aplícalo en todo su cuerpo, excepto en la cabeza y en la cara. Al lavar a un perro con un pelo muy largo, puedes diluir el champú con agua antes de aplicárselo para ayudar a que se extienda de forma uniforme y frotarlo en la misma dirección que el crecimiento de su pelo.
  5. Límpiale la cara con suavidad.
    Para saber cómo limpiar las orejas de tu perro y su cara, hazlo suavemente con un poco de papel de cocina súper absorbente, como el de Colhogar Paratodo, para que no tengas que preocuparte de que se pueda romper y quedar entre su pelo. Tampoco te olvides de limpiar entre sus pliegues, dependiendo de su raza.
  6. Enjuágalo.
    Aclárale el champú con agua tibia. Asegúrate de enjuagarlo bien para evitar que el champú pueda secarse e irritar su piel.
  7. Sécalo con una toalla.
    Si quieres usar un secador de pelo, házlo a baja temperatura y no le des en la cara.
  8. Vuelve a cepillar a tu perro.
    Este paso es más fácil de hacer cuando todavía tenga el pelo húmedo, especialmente en perros con el pelo largo.
  9. Dale un regalo a tu perro.
    ¡Qué bien se ha portado! Darle una recompensa es importante para alentar a los perros a tener un buen recuerdo del baño.

¡Tú también ganas! Bañar a los perros es gratificante, ya que es una buena forma de relacionarse con ellos. Es posible que quieran darte un lametón en la mejilla para agradecértelo.


¿Has encontrado útil este artículo?¡Gracias por tu feedback!
O