PDF

Cómo quitar el polvo de toda la casa

Hombre quitando el polvo de su casa con un plumero
Colhogar Expert

No limpiar el polvo de forma regular podría suponer un problema, especialmente en aquellas zonas difíciles de alcanzar o en partes olvidadas de la casa. No quitar el polvo de forma correcta, no solo hará que las habitaciones estén sucias o que se puedan rayar muebles y accesorios, sino que también puede ser perjudicial para personas con problemas respiratorios y alergias. Coge tu kit de limpieza y echa un vistazo a nuestros consejos para eliminar el polvo.

¿Cada cuánto tiempo se debe limpiar el polvo?

Antes de empezar con los consejos, vamos a aclarar las dudas acerca de la frecuencia con la que se debe quitar el polvo. Lo primero que tienes que saber es si alguna persona en casa tiene alergias o problemas respiratorios. Si así fuera, tendrías que limpiar el polvo cada una o dos semanas.

En caso contrario, deberías limpiar el polvo cada dos semanas de los aparatos eléctricos, muebles y otros lugares donde se suele acumular. Sin embargo, el resto de zonas las puedes limpiar una vez al mes, dependiendo de cuanto te moleste.

Guía fácil para la limpieza del polvo

1. Prepara tu kit antes de empezar a limpiar el polvo

Antes de empezar con la limpieza del polvo, ten preparado todo lo que vayas a necesitar para facilitar la tarea. Quitar el polvo a menudo requiere poco más que un paño de microfibra, especialmente cuando no hay mucho, pero si se ha acumulado necesitarás mojarlo con agua tibia. También es posible que quieras limpiar el polvo de los muebles o pasar la aspiradora para una limpieza completa.

Si no sabes cómo quitar el polvo de los muebles, añade papel de cocina Colhogar Expert a tu kit de limpieza fácil: no se rompe cuando está mojado, así que es ideal para eliminar el polvo de rincones sucios y difíciles de alcanzar.

2. Limpiar el polvo de forma correcta

Hay dos cosas principales que se deben tener en cuenta para eliminar el polvo correctamente:

  1. Limpiar de arriba hacia abajo
  2. Limpiar las habitaciones por partes

Limpiar de arriba hacia abajo significa que el polvo que estés limpiando caerá sobre superficies inferiores que luego tendrás que fregar o pasar la aspiradora. Para obtener una máxima eficacia, ves de habitación en habitación y céntrate en partes concretas de cada una. Puedes empezar con las esquinas del techo y bajar el polvo hasta los zócalos. Tampoco te olvides de limpiar el polvo de muebles y paredes a medida que avances.

3. Limpiar el polvo de las áreas olvidadas

Hay una serie de áreas y elementos de la casa que atraen el polvo pero que se suelen pasar por alto con facilidad. Estas son algunas de las zonas que tenemos que recordar para evitar el polvo en casa:

  • Estanterías. Cuando quites el polvo, retira los objetos de los estantes para limpiarlas correctamente.
  • Marcos de cuadros. No olvides limpiar todas las partes del marco de los cuadros.
  • Detrás de los electrodomésticos. Simplemente por el hecho de no verlo, es un lugar donde se acumulará mucho polvo.
  • Peluches. Muchos peluches tienen una electricidad estática que hace que recojan polvo con facilidad, así que si tienes pequeños en casa (o no tan pequeños, pero que les gusta tener peluches) asegúrate de limpiarlos con regularidad.
  • Rejillas de ventilación y ventiladores. Aunque puedes utilizar un plumero para acceder a las rejillas de ventilación o ventiladores, es mejor limpiarlas con un cepillo suave para aspiradora.
  • Debajo de las camas. Pasamos gran parte de nuestras vidas en la cama, así que no es de extrañar que el polvo se acumule en esta zona. Mueve la cama, pasa la aspiradora y limpia los zócalos.

Hasta aquí nuestros consejos sobre cómo quitar el polvo. ¡Hazte con tu kit antipolvo (incluyendo pañuelos Colhogar Suavísimo para los estornudos inevitables provocados por el polvo) y ponte manos a la obra!


¿Has encontrado útil este artículo?¡Gracias por tu feedback!
O